miércoles, 25 de noviembre de 2009

Visita a la realidad...Barrios calientes de Santo Domingo.




Anoche después de mis clases, mi amigo R. me llamo para invitarme a salir. Le dije: “ahí no, no estoy de ánimos de canear, así que mejor lo dejamos para el fin de semana”. Casi le corte la palabra, pues la verdad estaba un poco desanimada. Pero el me dice: “te voy a un lugar que nunca has ido, a que veas unas cuantas cosas, después que salgamos de ahí, te vas a sentir como nueva”.



Eso que me dijo me dejo bastante intrigada, así que solo por curiosidad, acepte a ver que se tramaba. Me pasa a buscar, nos saludamos, le pregunto por su vida, que como está la familia y el negocio. Después de ponernos al día con nuestras vidas zarpamos. Me dice que me quite todas las prendas, y que las ponga en mi cartera, que apague el celular, y que ponga la cartera el en baúl.



Inmediatamente lo hago, le pregunto que a donde es que vamos, pero no me quiere decir. Después de un rato (luego de que la curiosidad me estaba matando), me dice que me iba a llevar a un lugar, donde el va cuando se siente deprimido, y recarga las pilas. Que me iba a llevar a una de las zonas más vulnerables y peligrosas de la ciudad.


Nos fuimos metiendo en muchas calles, y empecé a comprender el panorama. Estábamos en Guachupita, una de los barrios mas calientes de la capital. Nos desmontamos, y R. le dio un dinero a un jovencito que estaba ahí para que le cuidara el vehículo. Empezamos a caminar y lo primero que noto, es que todos nos miran de forma extraña. Mientras más caminábamos, en mas callejones y corredores nos metíamos.


Niños desnudos y descalzos, hombres armados con cara de delincuentes, puntos de drogas, menores semidesnudas, mujeres sentadas en las aceras de las casa como esperando que algo las ilumine. Bullicio, música, casas una arriba de otras, borrachos y adictos, todo en una perfecta armonía de desorden.


Iba casi llorando de la impotencia que tenia al ver esa imagen tan desgarrante, Dios Mio, y es asi que esta mi país? , pero espere irme para hacerlo.

Continuará...

No hay comentarios: