martes, 13 de octubre de 2009

Que pequeños Somos¡

Ayer en la noche decidí lavarme el pelo. A pesar de que era tarde, me dirigí hasta un salón que me recomendó una amiga. Bueno, al llegar, el salón me pareció un lugar cálido y acogedor.
Bueno, me dispongo a pedir mi turno y me dirigió al lava pelo. Me relajo, y siento que alguien me lo esta mojando, y cuando abro los ojos, veo que es un hombre quien me lava el pelo. Mire para todos los lados, porque obviamente me sentí extraña, pero a medida de que pasaban los segundos, me daba cuenta de lo bien que el señor lo hacia.
Allá también conocí a Penelope, que es una niña especial, la cual quedo en un estado cuadriplegico y vegetativo, a raíz de una meningitis. Quede enamorada de su inocencia, de su dulzura, y sobre todo, me lleno de ternura el hecho de ver a su madre, quien es la propietaria del salón, como se desvive por su hija.
La sentí tan feliz, a pesar de su condición, me pareció ver un ángel a través de sus ojos. Cuanto amor puede haber en una persona tan pequeña...Di muchas gracias a Dios, por permitirme momentos como ese, en los que me detengo a ver que grande eres y que pequeña soy.
Me senti tan bien en ese lugar, que voy a volver, espero me permitan tomar algunas fotos para poder compartirlas con ustedes¡

1 comentario:

Timoteo Estevez dijo...

a si es la vida... grande pero un mundo pequeño