lunes, 19 de octubre de 2009

Cuando tenemos miedo a Enamorarnos...2da parte...


Si una relación resulta muy traumática y deja demasiados momentos amargos grabados en lo profundo del alma es lógico que se experimente una sensación cada vez mayor de no querer ser herido nunca más.

Aunque parezca mentira el querer alejarse del dolor pudiera ser la peor manera de conseguirlo realmente, curiosamente el envolverse en un estado de “auxilio!, no quiero ser herido” sólo provocan exagerar el estado aprensivo y obsesivo que se vive en esos instantes…

La mejor manea de evitar el dolor por curioso que parezca es enfrentándolo sin mayores vacilaciones, terminando una relación alienante con altura y aplomo, el huir tiende a hacernos perder el enfoque de la realidad, sí, efectivamente existen personas que gustan de coleccionar corazones rotos y mientras más rotos, mejor…

Pero es que como se dice en el argot popular, se debe tomar al toro por los cuernos, mientras más se le teme más fuerte se hace el enemigo a vencer, es cambio cuando enfrentamos al oponente estamos quitándonos el mito del que le hacemos objeto.
Los seres taimados gustan de coleccionar objetos a manera de fetiches de relaciones a las que han victimizado y lacerado terriblemente, el concepto de sí mismo juega un papel definitivo, aquel que permite abusos y desmanes por largos períodos, se ha metido en un territorio muy peligroso. La mejor manera de evitar ser herido es respetándose y valorándose como una sana costumbre diaria que debe ser practicada.

La base del amor por los demás parte del conocerse y respetarse a sí mismo primero. No es posible bajo ningún aspecto amar verdaderamente a alguien si antes no prestamos los cuidados básicos con nosotros mismos. La salud mental parte del tiempo que dediquemos en ampliar nuestras expectativas y actualizar nuestra tabla de valores.

Debemos entender que siempre nos van a rodear situaciones que nos puedan lastimar o hacer sentir mal un rato, pero no debemos buscar en nombre del “AMOR” a los verdugos que hacen de su mal proceder su estilo particular. Amar no significa someterse a ciegas sino compartir aspectos y sensaciones que a ambos les permitan crecer fortalecerse y madurar.

Finalmente nunca estamos libres del riesgo del ser heridos porque es parte del proceso de la vida pero sí podemos hacernos buenos oponentes a los que cada vez sea más difícil ganarles en el ruedo. Ademas, como sabemos si ganaremos el juego so no jugamos?

2 comentarios:

El guaguero de NYC dijo...

Quien se enamora muchas veces sufre po r varias razones de la vida.Pero es lindo estar enamorado siempre teniendo en mente de que las cosas tienen un 50% a no ser como uno quiere. Jajaja viste mi anécdota lo que me pasó una vez? justamente por estar enamorado de una misteriosa encantadora.

jadehabibmaktub dijo...

Ejejeje...Es verdad...Yo lo admito, tengo corazon de condominio, me enamoro mucho...jajajaja!