lunes, 11 de mayo de 2009

Cuando rompi la acera del Bon...


Cuando yo vivía en mi añorado San Juan de la Maguana, era todo diferente, eso si, muy divertido. Recuerdo que desde que llegaban los viernes, los fines de semana eran salidas obligatorias en familia ya sea a la heladería, al club, a la pizzeria o al cine.
Uno trataba de portarse bien porque esa era la amenaza, "si no te portas bien, no sales para...". Tenia como seis o siete años, pero me recuerdo como si fuera hoy. Estábamos yo, mi hermano y cinco de mis primos en la heladeria Bon, cerca de la Catedral de San Juan. Nos comimos los helados y salimos "huyendo"para el área de juegos. A mi lo que mas me gustaba era el famoso subibaja (ilustración mas arriba). Me mataba con cualquiera por encaramarme ahí...


Entonces, para donde yo corrí de una vez fue a montarme en mi subibaja, me monte con mi hermano y estábamos de lo mas divertidos, pasado un rato, mi querido hermano (hd.s.mm) decidió bajarse, pero ese ... decidió hacerlo sin avisarme y cuando yo me encontraba en la parte mas alta del jodio finfuan ese.

Caí como a media esquina después del culumpio, de cara contra el piso, . Auch¡ me llevaron al hospital y perdí el conocimiento, y me hicieron un piercing de 40 puntos en el caco. Me desperté como a las tres horas, y el golpe fue tan grande que vi a Dios, lo salude y hasta le pregunte porque Eva le dio la manzana a Adán...

Desde ahí le he cogido odio al bendito culumpio ese, y desde ese día calculo bien a donde quiera que me valla a subir...





2 comentarios:

Magdelyn dijo...

Jajaja creo que todos hemos tenido esa experiencia de niños...

Mis Huellas dijo...

ja ja aja ja ja ja muy buena la anecdota. San Juan de la Maguana, Monchy Capricho no eh' de ahi ?