lunes, 9 de febrero de 2009

Tampones y el Sindrome de Shok Toxico...Iera Parte.

Un tampón o tampax es un artículo de higiene femenina, para absorber el flujo de la menstruación. El tipo más común en la actualidad se vende en forma de unidades desechables, que se insertan manualmente hasta el fondo de la vagina y se extraen mediante un cordoncillo. En ocasiones, los tampones se han utilizado para interrumpir otras hemorragias, como las nasales o las ocasionadas por proyectiles. Los tampones permiten bañarse cuando se tiene la regla, hacer deportes y otras actividades que las compresas o copas dificultan. Algunas veces, los tampones se aplican también para la aplicación interna de medicamentos.


Un tampón alojado en la vagina en el psado, algunos tampones de alta absorbencia ocasionaron casos de síndrome de shock tóxico, una infección causada por toxinas bacterianas que puede llegar a ser mortal en casos muy raros. Aunque este riesgo sigue mencionándose en algunos ámbitos, hoy por hoy está demostrada la relación entre el síndrome de shock tóxico y los tampones de la actualidad, pese a lo cual se recomienda utilizar los de la absorbencia apropiada para cada día de regla.

En los países donde la virginidad es sinónimo de reputación, es frecuente preguntar si los tampones para la menstruación pueden romper el himen de la mujer. Por lo general, los tampones no causan la rotura de esta membrana
Es una enfermedad que se presenta en mujeres que menstrúan comprendidas entre los 12 y 24 años. Se la ha relacionado con el uso de tampones vaginales que en una época se presentaba con mucha frecuencia. La disminución de su aparición se debe probablemente a cambios en el uso del tampón, mejor calidad del producto o reconocimiento temprano de la enfermedad. La presencia de esta enfermedad también se ha presentado después del parto, en las que usan diafragma como método anticonceptivo, en hombres y mujeres que han presentado infección de tejidos blandos y hueso.


La causa de esta enfermedad es toxinas formadas por un microorganismo conocido con el nombre de Staphylococcus aureus, el cual causa infección. Se ha relacionado el uso del tampón con esta enfermedad debido a que el tampón obstruye el flujo de salida de vagina, provocando que la menstruación regrese al útero y por lo tanto favorezca la proliferación de bacterias y toxinas que pasan a la cavidad abdominal. Mientras más tiempo permanezca colocado un tampón en la vagina, mayor es el riesgo de desarrollo de este síndrome.


Los síntomas pueden llegar a ser muy graves, iniciando con fiebre de hasta 39.C, diarrea, vómito, dolor muscular, dolor de cabeza, faringitis, coloración roja de la piel, conjuntivitis y podría llegar a presentarse crisis severas de presión baja dentro de las primeras 48 horas. La deshidratación es evidente, al igual que la presencia de taquicardia. Hay que realizar un examen vaginal y si hay un tampón colocado, debe retirárselo.


La frecuencia de recaída se reduce a menos del 5 % cuando se ha administrado terapéutica antibiótica contra la bacteria durante el tratamiento del padecimiento inicial; de lo contrario el 30 % de las mujeres tienen recaídas y el mayor riesgo es durante los próximos tres episodios menstruales posteriores al tratamiento.

No hay comentarios: