lunes, 1 de septiembre de 2008

Personajes Populares y Pintorescos de mi infancia...

Hoy les quiero contar de algunos personajes pintorescos del querido pueblo donde viví los mejores años de mi infancia; San Juan de la Maguana. Algunos queridos, otros añorados, y uno que otro temido.

En aquellos años de mi infancia había en el pueblo muchos dementes o como popularmente se conoce “locos” que formaban parte de la cultura de nuestro pueblo. Eran ya tan parte de nosotros como las casas o los árboles. Voy a empezar hablándoles de de uno muy pasivo y muy querido por el pueblo llamado Cuco Bate, era un señor mayor, que se pasaba todo el día recogiendo vasos y basuras por las calles, tenia uno bellísimos ojos claros una mirada profunda. Nunca hablaba, era inofensivo y muy querido por todos, aunque nunca se supo como perdió la razón.

El segundo era el Estilista, hay mi madre, todo el sanjuanero que se respeta le ha tenido miedo a ese individuo. Se dice que este enloqueció porque su madre murió siendo este aun un niño, y se crío solo con su padre que lo maltrataba y golpeaba brutalmente. Su nombre se debe a que antes era peluquero, y porque este andaba siempre con un puñal y una tijera, y le cortaba las mejillas a la gente. Media como 6” 2, era tan agresivo que todos nos queríamos hacer pipi del miedo, ni la policía lo controlaba.

Porque todos sabemos que no hay cosa que tenga más fuerza que un loco, sobre todo a la hora de correr o dar golpes. Este era tan temido, que al salir del colegio el pasaba caminando por la acera, entonces medio colegio se pasaba para la otra acera, pero el volvía a cruzar, y entonces todos corríamos despavoridos, aunque nunca le hizo daño a un niño. Este peleaba mucho, una vez perdió un ojo en una pelea callejera, después de eso se volvió sumiso, pero aun así, no había nadie que se atreviese a molestarlo, por si acaso.

Una muy popular, era la famosa Juanita la Loca, ahí Dios mío, esa era una señora ya entrada en años, bajita, que andaba descalza, y se pasaba los días pidiendo por las calles. Si uno le decía que no tenia menudo, sacaba una funda negra y te decía que si quieres de 10, de 20, 50, 100 o 1,000. Al principio pedía 1 peso, pero luego nos subió la tarifa a 5. No aceptaba que se le dieran mentas, porque decía que eso le daba dolor de muelas, y si le dabas comida, entonces solo te pedía tres.

A Juanita la enloqueció la vida, irónicamente, su familia era muy rica y ella también, pero extrañamente ella prefería vivir en la calle en el abismo de su mundo perdido. Muchas veces sus hijos la querrían ayudar, pero esta siempre se escapaba. Tenia una cuenta en el Banco del Reservas que se la dio su familia, y en el día, ella iba a guardar su dinero al banco, pero escuchen como; entraba y dejaba la fundita encima de uno de las mesas de atención al cliente y sin decir nada se iba. Pero ya todos sabían que quería guardar su dinero, y tenia su cuenta. Dicen que en esos tiempos, tenia casi un millón…

Siempre tenía una sonrisa, y aunque si te veía diez veces diez veces te pedía, más que molestarse, uno hasta se divertía con sus insólitas respuestas…

En otro post seguiré contando estas historias… Continuara…

1 comentario:

Magdelyn dijo...

ahhh por fin lo quitaste!
he de casualidad todavia vive la loca millonaria? dile que aqui tiene una nieta que se recuerde...