martes, 8 de julio de 2008

Un Pervertido debajo de un Hombre Ilustre

Hoy voy a hablar de algo que me sucedió que me sorprendió mucho. Una vez salí del trabajo, con una amiga a comer, me acuerdo que fue a un sitio de comida rápida muy conocido.

Al llegar, nos dimos cuenta de que el lugar estaba atiborrado de gente. Después de hacer la fila y tener ya nuestras órdenes en mano, procedimos a sentarnos en una mesa en la que estaba otro comensal, pues el sitio estaba full de personas. Luego de un rato de risas y cuentos, se nos acerco una persona conocida, que , al vernos allí, nos saludo y nos pidió un lugar en nuestras mesas.

Ese señor, era una persona a la que yo le tenía mucho respeto, por ser alguien supuestamente tan respetuoso, caballeroso, educado, inteligente y con clase. Y digo supuestamente, porque el tipo resulto ser un fiasco, todo empezó cuando:

Después de sentarse con nosotros, empezamos una amena conversación acerca de un ex novio de mi amiga, ella empezó a hablar de sexo, nosotros le seguimos la corriente. El tema estaba muy animado, de repente, siento algo en mi pompis, miro por debajo de la mesa, y veo la mano de el manoseándome toda, casi no lo podía creer. En menos de cinco segundos me había tocado todo, me asuste y me impresione tanto, que me puse mas blanca que un papel… ¡no lo podía creer!

Le tome bruscamente su mano, y me aleje de su asiento. Sentí tanta indignación que no lo pude volver a ver a los ojos en toda la comida. No se porque no me atreví a hacerle un escándalo en ese mismo momento. Podía esperar eso de cualquiera de mis compañeros, pero no de aquel, que cuando lo veías parecía que no podía ofender ni con el pensamiento. Dios mío, pero como podía hacer eso.

Lo peor de todo es que ese tipo de comportamientos no eran ajenos a el, al contrario, después me entere de que ese es su estilo de vida favorito: ser un maniático desesperado.
Si nunca le había dado ni medio motivo de acercarse ami, pues nunca pasamos de un hola y un adiós. No me atrevi a denunciaro, porque sabia que de todos modos nadie le iba a hacer nada...
Y pensar toda la confianza que me inspiraba...

Que fiasco!... Porque es que los hombres solo piensan con el…?

No hay comentarios: